fbpx
-finanzas, negocios, Planificación-

NO te conviertas en el todólogo de tu empresa

Conoce de Transformación Dual

Sabemos que para emprender un negocio nunca tienes la certeza de por dónde empezar; por lo tanto, inicias queriendo abarcarlo todo. 

Sabemos que para emprender un negocio nunca tienes la certeza de por dónde empezar; por lo tanto, inicias queriendo abarcarlo todo. Te conviertes en el encargado de la operación, de contratar personal, de vender tu producto o servicio y una lista interminable de quehaceres que ocupan toda tu agenda. Y es que realmente no existe la receta o fórmula correcta para tener éxito. Tu rol como emprendedor inicia como una aventura de esfuerzos que funcionan y tu emprendimiento empieza a crecer.

Al momento que tu empresa ya está escalando, notas que cada día tienes más talento humano, más ventas, expansión geográfica, pero ¿qué ocurre con el CEO y su interminable lista de cosas por hacer? Como dueño de negocio, sigues teniendo el mismo problema con la administración del tiempo; pero ahora ya has construido un sistema de ventas y procesos más complejos gracias al crecimiento. Por lo tanto, ya no solo se trata de una agenda llena, sino se ha convertido en una lista de tareas pendientes o no cumplidas, áreas no bien pensadas y decisiones un poco tomadas a la ligera.

¿Por qué ocurre?

Víctor Vega, managing partner de Acompania, compartió una lista de las causas más comunes, para que las puedas identificar y trabajar desde ahora:

  1. Careces de densidad de talento. La primera razón es que no tienes personal capacitado para tomar decisiones. Entonces, no confías en ellos y sigues cargando toda la responsabilidad. Quieres operar todos los días, todo el día. Resultando, en que te enfocas en roles que no deberías y no le permites a tu personal empoderarse y hacer su trabajo.
  2. Careces de datos. No tienes datos claros, visibles y sencillos para tomar decisiones en la organización. Con este punto, no nos referimos solo a información del estado de resultado, sino de datos más accesibles que te ayuden a dirigir tu empresa.
  3. Te cuesta delegar. Tienes la creencia que solo tú puedes hacerlo de la mejor forma posible y no le permites a tu equipo desarrollarse. Recuerda, tu talento humano lo puede hacer mejor que tú, debes tener confianza; sobre todo en temas administrativos. Ahora tu rol es enfocarte en temas que le den valor directamente a tu empresa.
  4. Tienes la necesidad de resolver todos los problemas y percances mientras van ocurriendo, siendo simplemente reactivo e ignorando todas las otras tareas pendientes por desarrollar. Debes estructurar tu tiempo semanal, agenda tus pendientes e identifica los componentes y tus prioridades. Sigue lo que ya planeaste, no eres el director de operaciones.

¿Por qué no has evolucionado como dueño de negocio?

Ahora, sabiendo las causas principales de tener el mal del todólogo; es importante que reconozcas por qué no has evolucionado y no te has desarrollado como dueño de negocio al mismo tiempo que tu empresa se expandió.

En el último webinar dirigido por Acompania, Vega comentó que un dueño de negocio debe vivir en el mañana. Por lo tanto, debe garantizar que la empresa se mantenga el mayor tiempo posible en el punto máximo de crecimiento y monetizar a ritmo seguro. Esto quiere decir que, tú, como dueño de negocio, debes auditar y asegurar que tu empresa se mantenga con tasas de crecimiento estables, rentables y justificadas.

Víctor explicó una fórmula titulada los tres horizontes, que debes implementarlos y tenerlos en cuenta al momento de ejecutar tus actividades como director general. Se describen a continuación:

Debido a que no debes esperar a que el mismo negocio siempre te permita crecer; desde ahora tienes que fragmentar la organización en 3 tipos de equipos de trabajo que corresponden a los 3 horizontes.

Horizonte 1. Este te permite defender y mantener tu core business.

Horizonte 2. Se refiere a la construcción de emprendimientos o intra-emprendimientos.

Horizonte 3. Son actividades destinadas a revolucionar una industria por completo.

El 70% de tu equipo debe estar destinado al horizonte 1, es decir, mantener el core business.  El 20% se concentra en emprendimientos (horizonte 2) y el 10% trabaja en esas ideas que van a revolucionar una industria (horizonte 3).

TRANSFORMACIÓN DUAL

Por lo general, los CEOS de empresas exitosas trabajan con este modelo de horizontes; sin embargo, lo hacen desde el horizonte 3 al 2 y del horizonte 2 al 1. A esta técnica se le llama transformación dual o innovación de negocios.

Por ejemplo, el famoso empresario e inversionista, Elon Musk siempre está pensando en el futuro… Por lo tanto, sus equipos de trabajo juegan el rol de aterrizar sus ideas poco a poco.

Por último, Víctor dice: “recuerda que la actividad que tiene más valor de un CEO dentro de la empresa no es la operación, sino la creación de ideas”. Reconoce el crecimiento de tu empresa y entiende que, si ella ya evolucionó y cambió, tú no deberías seguir siendo el mismo director general u operativo.

Implementar lo aprendido anteriormente, no tiene por qué ser una preocupación más a la lista. Empieza con distinguir las causas y trabajar en ellas para atacar al origen del problema. Además, implementa los 3 horizontes en las actividades diarias de tu equipo de trabajo para tener una ruta establecida de inicio. Es necesario auto educarte como dueño de negocio y evolucionar para desarrollar nuevas habilidades que también aporten a la creación y expansión de ideas. En Acompania podemos asesorarte personalmente tanto en educación como consultoría, según tus necesidades y las de tu negocio. Escríbenos para ser parte de nuestra comunidad y asistir al siguiente Webinar.

Agenda tu diagnóstico empresarial.

Laboratorio financiero: estrategias, crecimiento y ganancias para tu empresa.

Copyright © 2022 Acompania, All rights reserved. Powered by Leanber.
Iniciar Conversación
1
Hola 👋
¿Cómo puedo ayudarte?